TITO MONTERO. La productividad de la anarquía creativa

On 6 junio, 2013 by Redacción Creatividad Literaria

10 Corsarios ( Bestia Audax. 2012) fue el debut narrativo de Tito Montero, que nos anuncia la próxima publicación de un libro de relatos: ‘Charlize Theron y las democracias ardientes’.

Diez historias que también editará Bestia Audax y que como probara con ’10 Corsarios’ su puesta de largo será diferente a las presentaciones literarias al uso. Solo falta un último empujón financiero. El material creativo ya está servido. Si con su novela se lanzó a los escenarios de gira acompañado de músicos y cómicos (Alfredo González, David Rionda), el libro de relatos lo anuncia ya como un proyecto cultural, literario, fotográfico y audiovisual. Ahí es poco. Ocho de las historias están reinterpretadas por los fotógrafos Marcos Vega y García de Marina  y los dos relatos restantes por sendos cortometrajes, realizados por el mismo Tito Montero, un hombre inquieto creativamente hablando que, ahí vamos, reconoce que  “escribe a borbotones“, que “no le importan los finales” y que tiene “un serio problema con el silencio, mental y verbal”.

Un tipo sin duda interesante para diseccionar por Creatividad Literaria. Sin preguntarle, lo primero que pone encima de la mesa son sus incertidumbres. Comienza con una confesión: “Lo más complicado fue aceptar un tono a la hora de escribir, aceptar que  además de referentes literarios también había visto muchas pelis, mucha televisión y leído bastantes cómics; aceptar que no solo son los libros, que esa cultura audiovisual con la que había crecido, por qué no, también debía filtrarse en mis historias”.

Aceptado esto, Tito, a escribir, hablar y pensar “a borbotones“, como él dice.

(Entrevista, cañas, pinchos, debate sobre la decrepitud audiovisual, más pinchos y sugerencias lectoras en La Casona de San Claudio, Oviedo)

 

¿Escribes?   

     Sí

¿Por qué?

     Por la necesidad de plasmar físicamente lo que pienso. Soy anárquico al trabajar. Pierdo ideas por no apuntarlas.  Cuando escribo me interesa que vaya a formar parte de algo. Aprovecho hasta las sobras, pero no es una necesidad de escribir porque me sienta realizado, es más una necesidad de imaginar y crear. Como no tengo ni idea de crear en 3d pues escribo, si no igual estaba haciendo videojuegos.

¿De qué te sirve?

     Me sirve para ordenar el caos que tengo en la cabeza. Estoy constantemente pensando, necesito estar imaginando cosas constantemente. El hecho de escribir significa plasmarlo. Tengo serios problemas con el silencio, verbal y mental.

¿Qué te inspira?

     Cualquier cosa. Lo que veo bien y mal del mundo. Para dar mi visión de las cosas me resulta más fácil expresarlo, hablarlo a través de la ficción. Me gusta crear y luego ya me aburre. Necesito empezar a crear otras cosas. Anda que no hay cosas que contar.

¿Pasas el filtro del lenguaje hablado al literario?

     Como nadrrador es uno de los trabajos más complicados porque cada vez hablamos peor. Te tienes que poner el traje de ‘estoy escribiendo’. De hecho escribo mejor que hablo. Es una pena porque lo lógico sería que le dieras la misma importancia al lenguaje hablado que al escrito. Una de las cosas buenas que tiene la literatura es que debes dedicarle tiempo. Me preocupa la fragmentación del lenguaje. Me horroriza el twitter. Quiero más análisis. 

En los momentos de bloqueo ¿qué haces?

     Escribo a borbotones. Arranco y sale solo. Trabajo sobre la marcha. Solo me pongo cuando me sale. Si no me apetece no me pongo. Suelo tener las ideas en la ducha.

Y en los momentos de inspiración , ¿qué sientes?

     ¿¡Por qué cojones no tengo nada donde apuntar?! Si me pilla escribiendo es una pasada, es como ir jugando al tetris. Me pongo y surge. No hay nada que me disguste hasta el extremo de tirarlo. Igual se puede aprovechar para otra cosa.

Por dónde empiezas, ¿una imagen, una canción, una idea?

     Por cualquier cosa pero trabajo mucho con imágenes y canciones, palabras menos, pero no puedo arrancar hasta que no tengo un título que me mola. Tengo ideas pero hasta que no tengo el título… el título lo une todo. Estudié Publicidad, tendrá algo que ver, el concepto claro de ‘esto cómo se llama’.

¿Es para tí importante mientras escribes saber cómo terminará una historia?

     Soy muy raro para los finales. Me gusta que sea el lector/espectador el que concluya. ¿Qué pasó después? Para mí los finales son una imagen de dónde termino yo, dónde dejo la historia. Me gustan los finales que dejan sensaciones. Hay varios finales. Cómo interpreta el lector todo lo que le he contado. En realidad, voy a decir una cosa… No me importan los finales. Al final mueres, ya está, lo sabemos todos.

Reescribir, tachar, corregir… ¿hasta qué punto mata la frescura de lo espontáneo a favor de lo bien narrado?

     Es tan importante una cosa como la otra. Me gustan determinadas pelis, libro, canciones: las que tiene alma. Eso no quiere decir que no haya trabajo detrás, pero sin alma, sin sentimiento, se quedarían cortas. Aunque falta técnica, si tiene víscera me gusta.

¿De qué se ríen tanto las gaviotas?

     Teniendo en cuenta de que van cagando a todo el mundo es normal que se vayan descojonando.

 

Trackbacks & Pings