OVIDIO PARADES. “ESCRIBIR ES UNA NECESIDAD”

On 16 julio, 2013 by Redacción Creatividad Literaria

El próximo tres de octubre Ovidio Parades presentará en el Club de Prensa Asturiana Vivir en los cafés’ (Trabe, 2013) Será el tercer diario del autorvivir en los cafés después de El extraño viaje’ (Trabe, 2010) y Ventanas compartidas’.(Trabe, 2011). Si en el primero fuera Elvira Lindo y en el segundo Maruja Torres, la madrina y prologadora de este nuevo libro de relatos será Laura Freixas. El lanzamiento llega poco después del de ‘El tiempo que vendrá’ (Trabe, 2012)  la primera novela de Parades, que en menos de un año a la venta está rozando la tercera edición. Un nuevo éxito para la editorial Trabe y para él,que sentencia: aunque no publicase yo seguiría escribiendo siempre porque es una necesidad, es algo sin lo cual yo no entendería mi propia vida”. Pues hablemos de esa necesidad.

**Bases del sorteo de ‘Vivir en los cafés’ aquí.

*** La charla, la entrevista, la solución del país, el café y el zumo se consumieron en la terraza del Café Alea (Oviedo)

¿Boli, lápiz, ordenador?

     Boli y ordenador. Antes utilizaba mucho los lápices. Coleccionaba, tenía un bote entero de lápices. El olor, la textura, es muy agradable ¿no?, pero de repente hubo un momento ahí que me pasé al boli. Ahora, primero escribo a bolígrafo, en papel, y luego lo voy pasando al ordenador. Hay algunas cosas que directamente las escribo en el ordenador pero normalmente sigo el otro proceso.

 

Silencio, música de fondo, cafeterías, noche. ¿Dónde y cómo escribes?

     Normalmente silencio, porque escribo muy temprano. Suelo escribir como de seis a diez de la mañana. Entonces claro, tiene que ser en silencio para no despertar a quien duerme al lado. Luego, por las tardes, suelo corregir. En ese momento sí puedo poner Radio Clásica o alguna música así suave. En la calle, en las terrazas, sí me gusta mucho tomar notas, impresiones que te vienen a la cabeza o detalles que tú sabes que vas a utilizar para el blog, para un artículo o para la novela que estás escribiendo, pero lo que es escribir escribir en casa, sí.

 

Qué prefieres, ¿crear un mundo nuevo o describir el que te rodea?

     Cualquiera que haya leído mis libros dirá que describir el que me rodea, pero a partir de esa base real, digamos, también me gusta muchas veces inventar. Por ejemplo, estar en un café y observar a alguien, imaginar la vida que tiene detrás. Eso me interesa mucho. Hasta ahora todo lo que escribí o que tengo publicado parte de una base real y autobiográfica muy importante, pero la novela en la que trabajo ahora mismo se repliega un poco de todo esto y es totalmente inventada.

 

¿Eres más de esperanza o de nostalgia?el tiempo que vendrá

     Pues un poco la mezcla de las dos cosas. Yo creo que el presente lo conforma un poco lo que fuimos , pero luego está lo que digo en el título de la novela: ‘El tiempo que vendrá’. La esperanza, no hay que perderla.

 

¿Cómo construiste al protagonista de ‘El tiempo que vendrá’ ?

La novela, como te decía antes, no es mi vida, no son mis memorias, pero sí tiene una importante base autobiográfica. El personaje parte de ahí, de mi propia vida. Yo, cuando me puse a escribir esta novela, tenía muy claro dónde empezaba y dónde iba a terminar, y además quería tratar dos asuntos. Uno, el acoso escolar que yo sufrí, que sufrieron y sufren aún hoy en día muchos niños por ser diferentes, homosexuales en este caso, y dos; y el segundo aspecto que quería plasmar en la novela es cómo nos tenemos que enfrentar a la enfermedad de las personas que nos rodean. En este caso la de mi madre, que sufre una enfermedad degenerativa. Cómo en un determinado momento tienes que enfrentarte a eso, de la noche a la mañana. La vida cambia y la percepción de las cosas por completo. Una vez que ya transcurrió un tiempo desde que fue diagnosticada la enfermedad de mi madre y ya estaba todo más sereno, más relajado, quise tratar este tema. Entre una cosa y otra  hay muchos años de distancia, y ese es el viaje que recorre el protagonista.

 

¿Por qué esta historia te pidió ser novela y no relato?

     Aunque algunos críticos han señalado que los capítulos se pueden leer como historias independientes yo creo que no es así, porque se trata de un viaje muy largo. Desde ese niño que es maltratado en su colegio hasta ese punto en el que tiene que enfrentarse a la enfermedad de su madre. Desde el primer momento tuve muy claro que necesitaba una extensión más larga, aunque se trate de una novela corta. Tenía que ir más allá del cuento, del relato corto.

 

¿Tuviste dudas de no ser capaz de terminarla?Ventanas_compartidas

     Esta es mi primera novela publicada. Tengo otras escritas, pero de momento quedan en el cajón, siempre hay que tener cosas guardadas (risas). No, no tuve dudas, lo tenía muy claro desde el principio. Empecé a escribirla coincidiendo con el cierre de la librería en la que  trabajaba. Evidentemente tenía que llenar las horas del día, que son muchas. Además, en una persona como yo, que duermo muy poco, me dije que era un buen momento porque la novela lo que requiere es sentarte todos los días. No es como un artículo, como un texto para el blog o un relato que incluso lo puedes hacer en tres días o a rachas. La novela requiere sentarte a diario, con ganas o sin ellas, con inspiración o sin ella, y tirar de la historia, no perder el hilo. Las novelas tienen que tener un hilo que una todo lo que hay detrás de ellas, todos los capítulos. Al quedar sin trabajo, llevaba ya algún tiempo barruntando la idea y tomando notas y demás y decidí que ese era el momento de hacerlo.

 

¿Cuánto tiempo te llevó?

     Entre corregirla y escribirla alrededor de dos años. La novela era un poco más larga y fui quitando partes porque me gusta el lenguaje transparente, las cosas claras. Casi me llevó lo mismo corregirla que escribirla.

 

¿Saboreas el lenguaje y las palabras?, ¿o te centras más en el desarrollo de las historias?

     Creo que tiene que ser una mezcla de ambas cosas ¿no? Pero cada vez me gusta más el lenguaje más desnudo. Llegar cuanto primero mejor a la idea y a lo que quieres contar.

 

¿Te ha influenciado en tu forma de escribir el haber sido librero?

      No. Siempre pienso que algún día escribiré mis memorias como librero porque es un oficio fascinante y hay anécdotas de todo tipo, algunas divertidas, otras más tristes. Es un trabajo que me encanta, pero no creo que el haber sido librero haya influido. Primero de librero ya era escritor. Suponemos que de momento de la escritura no podemos vivir (risas), y ser librero era la mejor manera para mí de ganarme la vida.

 

¿Qué escribes ahora mismo?El extrano viaje portada

     A principios de octubre saldrá ‘Vivir en los cafés’, con prólogo de Laura Freixas. Va en la línea de diario de los dos primeros libros de relatos, quizás más íntimo que ‘El extraño viaje’ y ‘Ventanas compartidas’. Ahora mismo estoy escribiendo una novela. Es muy diferente a ‘El tiempo que vendrá’, donde la voz narrativa es la de una sola persona. En la que trabajo actualmente hay muchos personajes. Digamos que es una novela que se construye a través de diferentes voces. Espero publicarla en breve también.

 

Llevas varios libros publicados, siempre con muy buenas madrinas, con buenas ventas. Aún así no consigues vivir de tus historias. Pero sigues escribiendo. ¿Qué es lo que te lleva a “perder” las horas en esto?

       A los nueve años empecé a escribir. Antes de publicar el primer libro ya había escrito muchísimas cosas. Me habían dado unos cuantos premios literarios por relatos. Aunque no publicase yo seguiría escribiendo siempre porque es una necesidad, es algo sin lo cual yo no entendería mi propia vida. Estoy muy orgulloso de todo lo que está pasando con mis libros porque una editorial pequeña como es Trabe, desde Asturias, desde Oviedo, dar el salto y llegar a Madrid, tener esa proyección, las ventas, que también en estos tiempos que corren también son importantes… estoy muy contento. Es una satisfación muy grande que tu trabajo se vea recompensado de esa manera. Que una persona haya oido hablar de la novela, o alguien que esté leyendo la solapa de atrás y compre tu libro. Eso es algo que yo siempre agradezco y todos los autores deberían hacer. Quizá algún día tenga la suerte de que me publique una editorial grande y pueda vivir de la literatura. El tiempo lo dirá, Como siempre. El otro día escuche una entrevista a Núria Espert de Iñaki Gabilondo. Le preguntaba cómo veía su carrera. Ella decía que tuvo una carrera estupenda, maravillosa, que se considera una buena actriz y que sería absurdo por su parte negarlo, pero, reconocía, que  siempre a lo largo de su vida, aparte de trabajar mucho, había tenido mucha suerte. Yo creo que aparte de tu trabajo  el factor suerte es importante.  Para casi todo en esta vida  y sobre todo para trabajos como los nuestros relacionados con la cultura, con la literatura en mi caso concreto.

 

Estabas tomando una sopa de letras y… ¿qué te encontraste en la cuchara?, ¿qué ponía?

     ‘El tiempo que vendrá’

 

 

Comments are closed.