MONSIEUR VILA-MATAS

On 2 julio, 2013 by Redacción Creatividad Literaria

Aprovechando que Francia condecora al autor con la Orden de las Artes y las Letrasy con la aportación gráfica de Carlos Enrique Vila-MatasRivaherrera …

Enrique Vila-Matas es un libro abierto en sus libros. Expone mientras te cuenta una historia lo que le bloquea y lo que le motiva , te narra casi en directo sus trucos para escribir y critica o alaba a los autores que está leyendo en el momento de la creación: Borges, Hemingway, Pessoa, Cardoso Pires, Gide, Durás, Stendhal, Pitol, Roussel…. Sus novelas, además de contener una trama, que pretende contar sin “forzar la exhibición permanente del talento”, son además manuales de escritura. Luego podrán o no compartirse sus técnicas, gustos literarios, estilo y opiniones pero sus consejos sobre el oficio están a mano en la biblioteca. Y vista su trayectoria, hay que tenerlos en cuenta.

Con el premio tal vez se sucedan las entrevistas  en los medios, sin embargo, a mi modo de ver lo fundamental ya está en sus libros. Por eso animo a conocer a Vila-Matas, y por extensión al gremio, a través de sus novelas. Sin micrófono mediante él solito va soltando pregunta y respuesta.

Véase en ‘París no se acaba nunca': “Cuando me preguntan si los textos los tengo organizados en la cabeza antes de escribirlos o bien se desarrollan  sorprendiéndome a mi mismo a medida que avanzan, siempre contesto que en la redacción se producen sorpresas infinitas. Y que por suerte es así, porque la sorpresa, el sesgo repentino, la frase que se presenta en el momento preciso sin que se sepa de dónde viene, son el dividendo inesperado, el fantástico empujoncito que mantiene activo a un escritor”

A continuación comparto alguno de los párrafos que me han parecido atractivos respecto a lo que en esta web nos une: la creación. Si optáis por ir a la librería/biblioteca y subrayar por vosotros mismos aquellos que os interesen haréis bien. Yo dejo aquí publicada mi lista.

Por ejemplo, en ‘El Mal de Montano’ explica el uso que le da a los diarios: “nunca ha sido útil como confidentes… pasé bastantes meses El mal de montanosin ideas para un nuevo libro… pero el diario me ayudó a sobrevivir, empecé a anotar en él todo tipo de banalidades… escribir sobre lo que fuera con tal de no sentirme totalmente bloqueado. Y me fue bien, el diario me ayudó”.

Habla también de las obsesiones: “Es bien sabido que no hay mejor forma de librarse de una obsesión que escribir sobre ella… hablar hasta la extenuación del tema que nos obsesiona. Así lo he hecho en mis libros y generalmente conseguí mi objetivo y acabé liquidando casi totalmente la obsesión”

En el mismo libro confiesa su vampirismo literario. Se define de hecho como parásito literario, condición que dice compartir con Borges. “…lo fui ya en el primer poema que escribí, unos versos amorosos que intentaban enamorar a una compañera de la escuela. Construí el poema copiando directamente a Cernuda… e intercalando de vez en cuando un verso propio… poco a poco el porcentaje de lo copiado en mis poemas fue decreciendo y así lentamente, pero con cierta seguridad, fue apareciendo mi estilo… siempre con  la colaboración de los escritores a los que extraía la sangre para beneficio propio… yo encontré lo mío en los otros, acompañándoles primero y emancipándome después… gracias al bastón de Cernuda fui descubriendo qué clase de escritor era”

Y deja bien claro cuáles son sus gustos literarios, o más bien sobre lo que no le gusta: El origen de mi estilo… está basado en una ruptura radical con el conservador y aburrido discurso familiar” “Media vida la he pasado defendiendo a aquellos escritores que no viven de las rentas del pasado y que saben demostrar una imaginación al día, una imaginación capaz de inventar del presente, es decir, de la nada misma”, o “…me gustan las novelas que no tienen final. El lector que busca novelas acabadas – decía Unamuno – no merece ser mi lector, pues él mismo ya está acabado antes de haberme leído. Y, en fin, me acuerdo de que Walter Benjamin decía que toda obra acabada es la máscara mortuoria de su intuición”

Manual en todParís no se acaba nuncaa regla de iniciación es ‘París no se acaba nunca’, donde se desmontan los tópicos del escritor bohemio. Vila-Matas recuerda en estas páginas su juventud narrativa en la capital francesa, cuando creía que cumplir con el papel de atormentado le llevaría a triunfar en la literatura, cuando lo que importaba era la pose de escribir desde una buhardilla, alquilada ni más ni menos a Marguerite Duras, y cuando recorría cual fan las tabernas que en otro tiempo frecuentara Hemingway, obsesionado en parecerse a él. Pero en vez de ser pobre y feliz como Ernest cuenta que lo fue en ‘París era una fiesta’… Vila-Matas reconoce que “fui allí muy pobre y muy infeliz”. De hecho se insulta a sí mismo en varias ocasiones, viéndose como un “pobre joven, guapo e idiota, que se engañaba todos los días a sí mismo”

Ese punto de descrédito ya es una alerta a navegantes, pero además de recordar sus errores deja vivencias convertidas en consejos:

“Sentarse para observar la calle… y anotar lo que viéramos, lo que nos llamara la atención, obligándonos a nosotros mismo a escribir incluso lo que aparentemente no tiene interés, lo que es más evidente, lo más común, lo más opaco”

“Dudaba mucho, eso está claro. No era algo que fuera especialmente malo, pero me faltaba saber no lo era. Sufría dudando tanto y podría haberme ahorrado el edsasosiego y dudar sin más. Ignoraba que dudar es escribir, como dijo Margarite Durás”

“No descartar nunca nada a la hora de crear… no influenciarse por la literatura de cartón piedra”

“A los que buscan su estilo habría que decirles que buscarlo es una manera poco sutil de lograrlo, ya que para conseguirlo les bastaría con ser ellos mismos”

“Cuando leo algo que entiendo perfectamente, lo abandono desilusionado. No me gustan los relatos con historias comprensibles. Porque entender puede ser una condena. Y no entender, la puerta que se abre”

Si habéis llegado hasta aquí, ¡gracias!.Espero vuestras anotaciones.

¿Qué líneas habéis subrayado vosotros de estos u otros libros del autor?

Ahora, a despejar la vista un poco de la pantalla.

Comments are closed.