EDUARDO ARIAS: “QUE TODAS LAS PIEZAS ENCAJEN”

On 12 julio, 2015 by Redacción Creatividad Literaria

Eduardo Arias ha publicado en 2015 Lorenzo Blanco y los crímenes inoportunos, la primera entrega de la saga ‘Gijón criminal’. La novela comienza en la Semana Negra de esta ciudad, certamen al que su autor ha regresado, físicamente, a presentar su libro.

Lorenzo Blanco y los crímenes inoportunos

La novela comienza con un crimen en la Semana Negra de Gijón de 2010. ¿Cuándo y por qué te decidiste a escribir esta novela? ¿Mientras dabas vueltas en la noria? ¿En la presentación de algún escritor? ¿Paseando entre los puestos…?

Es difícil precisar en qué momento me decidí, aunque con toda seguridad fue antes de que comenzase aquella edición de la Semana Negra, porque tengo apuntadas notas del mes de junio y la SN empezó en julio. Hace unos años había escrito otra novela policiaca, pero no transcurría en Gijón, y tenía claro que quería escribir más y me pareció que ambientarla en mi ciudad sería doblemente positivo: por comodidad a la hora de describir los escenarios y por el vínculo emocional al tratarse de mi ciudad.

¿Cómo te organizaste para escribirla? ¿Lo compaginas con otro trabajo?

Cuando empecé a escribirla no estaba trabajando, así que tenía más tiempo libre, aunque tampoco es que escribiese a diario. Después, por diferentes circunstancias personales y laborales (trabajo, cursos de formación, preparativos de boda, etc.) tuve el proyecto aparcado durante mucho tiempo hasta que lo retomé el año pasado y me puse en serio con ello hasta llegar a un primer borrador completo. Ahora mismo estoy trabajando como informático (mi profesión) pero pienso compaginarlo con mi labor como escritor.

¿Tenías experiencia previa?

Sí, aunque de una forma digamos amateur. Como comenté anteriormente, ésta no es la primera novela que escribo, sino la segunda (aunque la primera que publico). La primera cuenta también una historia policíaca, ambientada en este caso en Estados Unidos y mucho más “hollywoodiense”, con tiroteos, persecuciones, crimen organizado… Ahora quería escribir algo más personal, más cercano, más realista.

¿Qué es lo que más te ha costado y por qué?

El mayor esfuerzo ha sido retomar la novela después de más de un año sin haber escrito nada, volver a tomar contacto con los personajes, ver en qué punto había dejado la historia, etc. Una vez cogido de nuevo el tranquillo, no me resultó excesivamente complicado.

¿Cómo superaste los bloqueos? (si es que los tuviste)

En realidad no se puede decir que haya tenido bloqueos, tenía desde el primer momento clarísimo de dónde partía mi historia y hacia dónde se dirigía, así que lo “único” que tenía que hacer era ir hilvanando lo que les iba aconteciendo a los personajes hasta llegar al final deseado.

¿Y de qué fue de lo que más disfrutaste?

Para mí es una gran satisfacción haber conseguido terminar la historia, darle un final a mi modo de ver coherente y que todas las piezas encajen. También me resultó muy gratificante incluir numerosas escenas que muestran lugares emblemáticos de Gijón, de alguna manera poner a Gijón en el mapa.

¿Por qué ese tema?

El género policiaco/negro es mi preferido desde siempre como lector, así que era la elección lógica como escritor. Mi segundo género favorito es la ciencia ficción, aunque creo que tiene muchos menos adeptos y sería mucho más complicado de comercializar una novela de esas características, así que mi opción estaba clara. Además, con la novela negra puedes hacer dos cosas en una: contar una historia relacionada con los crímenes y al mismo tiempo hacer crítica social, meter el dedo en la llaga de todo cuanto consideras censurable o criticable en la sociedad en la que nos hallamos inmersos.

Te introduces en una temática criminal, y en tu propia ciudad, ¿hay documentación? ¿O es todo imaginación?

La historia criminal es totalmente inventada y surgida de mi exaltada imaginación, aunque mucho de lo que ocurre (y denuncio) a lo largo de la novela, en especial lo relacionado con la clase política, los medios de comunicación, el trabajo policial… refleja una realidad que vemos a diario en las noticias de cualquier cadena de televisión, emisora de radio o Internet. En la sociedad hay corrupción, hay tergiversación de los datos, se ofrece información sesgada, los poderes fácticos también ejercen su papel… En mi novela, partiendo de una trama inventada, trato de mostrar la realidad de la sociedad contemporánea, con sus luces y sus sombras.

A pie de portada se lee “el primer caso de la saga Gijón criminal”. ¿Estás ya con el siguiente? ¿Te marcas plazos? ¿Cuál es tu ritmo de escritura?

Aún no he tenido oportunidad de ponerme con el siguiente, pero tengo no una sino varias ideas para continuar con la saga y, en cuanto tenga tiempo, sin duda me pondré con ello. Con “Lorenzo Blanco y los crímenes inoportunos” no me marqué muchos plazos, principalmente porque su escritura estuvo muy diferida en el tiempo por los motivos que comenté anteriormente, pero para futuras entregas sí pretendo marcarme plazos (con cierto margen de maniobra) para agilizar el proceso en la medida de lo posible.

¿Te planteaste desde el principio que la historia continuaría?

Sí. Siempre tuve en mente que, si las cosas salían bien, si conseguía sacar el proyecto adelante y crear un universo y unos personajes que me gustasen, trataría de reaprovecharlos para el futuro y esa sigue siendo mi intención.

 ¿Cómo ha sido la edición de la novela? ¿Has tenido contacto con editoriales desde que la publicaras?

Ha sido un proceso lento y laborioso, he tenido que estudiar las diferentes opciones que ofrecía el mercado y he escogido la que creía más provechosa para mis intereses. Por el momento mi contacto se ha reducido a la prensa, librerías y la organización de la Semana Negra (y en todos los casos he de decir que con una muy buena acogida), pero ni yo me he puesto en contacto con ninguna editorial por el momento, ni tampoco ellos conmigo. Tiempo al tiempo.

¿Qué tipo de novela policiaca te gusta? ¿La que queda perfectamente resuelta o aquella más abierta? ¿Quiénes son tus referentes?

Sin ningún género de dudas, la que queda resuelta y donde ves que todas las piezas encajan perfectamente, como en un puzzle, y que denota que hay un gran trabajo detrás. Entiendo que hay de todo, pero en líneas generales los finales abiertos, de esos en los que cada uno puede pensar o interpretar lo que quiera, me suelen dar la sensación de que el autor no se ha tomado la molestia de pensar un final digno, o que se ha visto desbordado por la historia creada y no ha sabido cómo explicarlo todo. Esto no ocurre solo con las novelas, sino también en numerosas películas o series de televisión. Por poner un ejemplo, el final de la tan aclamada Perdidos me parece el paradigma de un final improvisado sobre la marcha que para nada está a la altura de las expectativas creadas con una, por otra parte, muy entretenida e ingeniosa serie.

En cuanto a los referentes, muchísimos, desde clásicos de la novela policiaca como Agatha Christie, Conan Doyle o Georges Simenon, a autores contemporáneos como Lawrence Block, Michael Connelly, Petros Márkaris, Andrea Camilleri, Andreu Martín…

¿A qué autores/autoras de los que vienen a la Semana Negra este año no te piensas perder?

De los autores que vienen este año seguramente me decantaré por Luis Gutiérrez Maluenda y Elia Barceló, a quienes he leído en ocasiones pasadas y me ha gustado mucho lo que escriben, y quizá también me acerque a ver a Dolores Redondo, a la que aún no he tenido oportunidad de leer. La verdad es que este año echo en falta algún autor más de fuera, otras veces he podido ver e incluso hablar brevemente con Petros Márkaris, Joe Haldeman, Qiu Xiaolong…

 

 

Comments are closed.